DIABETES INFANTIL. APRENDE A INDENTIFICARLA EN TUS HIJOS Y A COMO CONTROLARLA NATURALMENTE

La diabetes infantil, conocida también como diabetes del tipo 1 o sacarina, es una enfermedad crónica. Ésta ocurre cuando el páncreas (una glándula que está detrás del estómago) no genera suficiente insulina (hormona que regula la cantidad de azúcar en la sangre) y requiere la administración diaria de esta hormona (insulinodependiente)

Es importante observar que cuando el organismo tiene poca insulina, las células no reciben la glucosa necesaria como para poder cubrir sus propias necesidades, y el azúcar se concentra entonces en la sangre (hiperglucemia).

El cuerpo intenta deshacerse del exceso de azúcar en la sangre produciendo más orina. Como las células ya no reciben su energía a través del azúcar, se consumen a sí mismas en lugar de quemar lípidos y albúminas. Por ello, va desapareciendo el tejido graso y muscular del organismo, además de disminuir el peso corporal. Como resultado de la oxidación de las albúminas y grasas, se forman los denominados cuerpos cetónicos que generan una hiperacidez en la sangre y tejidos y pueden causar coma diabético

Se desconoce aún la causa de la diabetes infantil aunque existe una predisposición genética. El hijo de una persona con diabetes tipo I corre grandes riesgos de desarrollar la enfermedad, pero muchos niños afectados no son hijos de diabéticos. También existen factores desencadenantes ambientales (estrés, virus, etc.) que pueden fomentar su aparición.

Los síntomas usuales de diabetes infantil son:

  • Constante sed y hambre
  • Excreción excesiva de orina (en el caso de bebés el cambio de pañales se hace más frecuente),
  • Olor a acetona en el aliento
  • Cansancio
  • Dermatitis del pañal severa (en el caso de los bebés) que no responde al tratamiento habitual.
  • Trastornos visuales
  • No crece y existe una pérdida de peso
  • Cefaleas
  • Náuseas y vómitos
  • Dolores abdominales
  • Pérdidas del conocimiento (estado avanzado)

La diabetes puede aparecer en cualquier momento, incluso durante el primer año de vida. El diagnóstico se suele retrasar en los lactantes y los niños pequeños hasta que están muy enfermos, porque a esta edad los síntomas de diabetes no son los suficientemente específicos. Por este motivo, es importante que informe inmediatamente al pediatra si su hijo.

Remedios populares

  • Verter 2 cucharaditas de hojas de arándanos en 1 taza de agua que esté hirviendo y dejar reposar durante 10 minutos. Colar y beber media taza a sorbos o con una cuchara. Repetir este remedio tres veces por semana, en semanas alternas.
  • Verter 1 cucharada de semilla molidas de fenogreco o alholva en 1 taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar reposar por 3 horas y luego hervir de nuevo pasado este tiempo y colar después.
  • Verter 1 rama de canela en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Proporcionar al niño 1 taza al día. Descontinuar unasemana y luego retomar por una semana y así sucesivamente. Este remedio no debe ser suministrado a niños menores de 5 años.
  • Diluir cinco gotas de vinagre de manzana en una taza de agua. Tomar diariamente en ayunas.

Recomendaciones

  • Acudir al médico a la menor sospecha de que su hijo padece diabetes. En caso que sea confirmado, se recomienda lo siguiente:
  • Llevar un control de las inyecciones de insulina suministradas a su hijo y su nivel de glucosa en la sangre diariamente. En este sentido, se recomienda que los padres aprendan aplicar las inyecciones a su hijos especialmente si ellos son pequeños (menores de 10 años). Puede usar una jeringa con aguja, pero muchas personas prefieren los lápices de insulina, que son más fáciles de usar y más discretos. La insulina puede ser inyectada en cualquier zona adiposa, como el brazo, el abdomen o los muslos. Inserte la aguja en la piel con un movimiento rápido e inyecte lentamente esta hormona. Debe intentar no usar siempre el mismo punto de inyección Controlar el nivel de glucosa
  • En cuanto al control del nivel de glucosa en la sangre del niño, se recomienda usar un medidor digital. El método de uso varía según el tipo de aparato, pero, por lo general, implica colocar una gota de sangre sobre una tira de material impregnado con un producto químico que reacciona a la glucosa. Comprobar el nivel de azúcar por lo menos una vez al día o según recomiende su médico lo que permitirá monitorear el tratamiento para confirmar su efectividad y modificarlo si es necesario.
  • Conoce vitaminas que ayudan a controlar la diabetes
  • Participar en cursillos de dietas para diabéticos.
  • Evitar que el niño consuma frituras y bollerías.
  • Fomentar el consumo de frutas, verduras, pan integral y carnes de poca grasa.
  • Distribuir la comida en seis porciones pequeñas diarias para mantener un aporte constante de alimentos con el fin de que la insulina cumpla su función y no se desarrolle hipoglucemia (azúcar baja).
  • Acostumbrar al niño a comer a la misma hora diariamente.
  • Mantener el peso del niño dentro de la normalidad relacionada a su edad y contextura.
  • Fomentar la realización de actividad física regular de su agrado. El niño debe andar, correr al trote, hacer natación, gimnasia, etc., lo cual puede contribuir a que las células del cuerpo sean más sensibles a la poca insulina que haya en la sangre, y, con ello, mejoren su actividad y necesiten menos dosis en las inyecciones; además de «gastar» parte de la glucosa que hay en la sangre.
  • Informar al personal de la guardería o escuela donde asiste el niño acerca de su condición y que puedan identificar los síntomas de hipoglucemia.
  • Permitir que el niño participe, lo máximo posible, en su propio cuidado, ya que le transmitirá cierta sensación de control. A un niño menor de tres años, por ejemplo se le puede dejar que seleccione con el dedo donde prefiere que le pinche para obtener la muestra de sangre.
  • Dar seguimiento a tratamiento de la diabetes infantil con total naturalidad y, al mismo tiempo, ser cálidos y afectivos con el niño.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *