APRENDE A LIMPIAR LA VESÍCULA CON LO MISMO QUE TIENES EN TU COCINA.

La vesícula y los conductos por los que circula la bilis desde el hígado hasta el intestino delgado están estrechamente relacionados con el aparato digestivo.

La bilis es una secreción hepática de color amarillo verdoso, compuesta por sales biliares, agua, bilirrubina, colesterol y electrólitos, y su función más importante es emulsionar las grasas ingeridas, propiciando su digestión y posterior absorción a través de las paredes intestinales

Desde el hígado, la bilis fluye por los capilares hepáticos y los conductos hepáticos y, a través del conducto cístico, llega a la vesícula biliar, órgano hueco en forma de pera, donde es almacenada y concentrada.

La bilis se vierte en el duodeno (tramo inicial del intestino delgado) por medio del conducto denominado colédoco, en el que desembocan los conductos anteriormente citados.

Las vías biliares cuentan con diversas válvulas o esfínteres (de Oddi, Lütkens, Mirizzi) que controlan el flujo de la bilis. La ingestión de alimentos ricos en grasas es el principal estímulo para que se contraiga la vesícula biliar y se abran los esfínteres, permitiendo la liberación intermitente de bilis al duodeno.

La vesícula y vías biliares pueden verse afectadas por trastornos diversos, tales como infecciones, formación de piedras o cálculos y alteraciones en la evacuación de la bilis. Para mantener la vesícula limpia y evitar estos trastoros, se recomienda remedios caserros y naturales como los siguientes:

Remedios populares

-Diluir 1 cucharada de aceite de oliva en el zumo de un limón. Tomar cada mañana en ayunas, media hora antes del desayuno. Éste es un remedio simple y realmente eficaz en lo que se refiere a la limpieza de la vesícula y las vías biliares, ya que favorece las secreciones y estimula el flujo de la bilis. No comer al menos hasta después de mediodía. Si se tiene sed, beber agua caliente o un poco de zumo de lima.

-(Una variante del remedio anterior) Mezclar 250 ml de aceite de oliva, 125 ml de zumo de limón, un diente de ajo fresco picado y 1/4 de cucharadita de cayena. Beber toda esta mezcla a primera hora de la mañana (hacia las seis de la mañana) con el estómago vacío. Igual que en el remedio anterior, no se debe comer hasta después de mediodía y en caso de sed, tomar agua caliente o un poco de zumo de lima.

-Hervir en 2 litros de agua hasta que se reduzca a 1 litro, 60 g de raíz de gatuña y 60 g de flor de saúco. Colar y añadir 30 g de hoja de Combretum Hervir nuevamente durante 3 minutos, colar, añadir un poco de miei, conservar el líquido obtenido en el refrigerador, en un recipiente no metálico, y tomar el líquido durante 3 días, repartiéndolo en 6 partes: cada parte se tomará tibia, un poco caliente, 10 minutos antes de cada una de las comidas del mediodía y a la noche. Este remedio depurativo está aconsejado en períodos de 6 días consecutivos, con períodos de descanso de 3-4 días, hasta haber efectuado de 3 a 5 períodos según las necesidades.

-Hervir 60 g de Cúrcuma xanthorriza o jengibre de java y 60 g de hojas de boj durante 10 minutos en 1 litro 1/4 de agua, colar y verter el líquido obtenido sobre: 25 g de romero. Tapar y dejar en infusión 1/2 hora, colar, tomar el líquido obtenido durante 3 días, a razón de 2 veces diarias, durante 6 días semanales durante 3 semanas, de forma que se completen 18 días.

-Mezclar 70 g de raíz de gatuña y 70 g de flor de maravilla en un litro de agua y hervir por 10 minutos. Dejar en reposo y filtrar. Tomar 2 tazas al día por 15 días.

-Hervir 60 g de raíz de gatuña, 60 g de cúrcuma xanthorriza y 60 g de flores de gordolobo en 2 litros de agua hasta que sólo quede 1. Dejar refrescar y colar. tomar 3 veces al día por una semana.

-Mezclar 40 g de flores de maravilla, 40 g de flores de gordolobo y 60 g de raíz de gatuña y extraer 1 cucharada. Verter en una taza que contenga agua hirviente y dejar en reposo. Colar y tomar 2 tazas al día por 15 días

-Mezclar, a partes iguales, boldo, menta, cardo santo y vara de oro. Extraer 1 cucharada de la mezcla y verter en una taza que contenga agua hirviente. Dejar en reposo y tomar caliente después de las comidas por una semana.

-Mezclar a partes iguales, bardana, arenaria y polipodio. Extraer de esta mezcla 1 cucharada y añadir en una taza de agua que esté hirviendo. Beber 2 tazas al día, antes de las comidas por 15 días.

-Mezclar 1 cucharada de cola de caballo, 1 de levístico, 1 de abedul y 2 de agracejo. Verter en un litro de agua y hervir por 10 minutos. Colar y tomar a lo largo del día por una semana.

-Hervir 2 tallos de alfalfa en un litro de agua por 10 minutos. Retirar del fuego pasado ese tiempo y dejar refrescar. Colar y tomar a lo largo del día por una semana. Si no consigue los tallos de alfalfa, puede adquirir cápsulas de alfalfa en cualquier farmacia botánica o herbolario. Se toma 1.000 mg dos veces al día durante una semana con un vaso de agua tibia.

-Tomar, por 2 días 1 litro de jugo de manzana puro en ayunas.

-Colocar, previamente lavadas, 2 alcachofas y hervir en un litro de agua por 10 minutos. Retirar del fuego y dejar refrescar. Colar y tomar a lo largo del día por una semana. Es importante observar que las hojas de la alcachofa contienen ácidos que promueven el flujo biliar y, por ende, a su limpieza.

-Usar salsa de chucrut y chucrut con las ensaladas todos los días por una semana. Si desea realizar una limpieza más profunda, puede tomar 1 taza de jugo de chucrut en ayunas por cinco días.

Recomendaciones

  • Reducir el cosumo los alimentos fritos, los productos lácteos, como el queso, y todos los alimentos grasientos, en especial los que contienen grasas animales y cualquier grasa saturada para limpiar la vesícula y prevenir la formación de piedras..
  • Realizar posturas de yoga. Existen varias asarías de yoga que resultan beneficiosas para limpiar la vesícula y prevenir la aparición de cálculos biliares. El Arco, el Pavo Real, la torsión de columna y la postura Narayan (tumbado sobre el costado izquierdo) ayudarán a vaciar la vesícula Estas posturas mejoran la circulación de la vesícula, lo que ayuda a prevenir el proceso de cristalización.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *