¡¡Efectivos trucos naturales para curar el pie de atleta en muy poco tiempo!

El “pie de atleta” es provocado casi siempre por hongos antropofílicos como la tiña rubrum, tiña mentagrophytes y epidermofitos floccosum que pueden actuar de forma combinada y consecutiva.

Sin el debido cuidado, estos hongos puede prosperar en nuestra piel provocando que ésta se ponga roja, pique y empiece a pelarse y a doler.

Esta infección se desarrolla, generalmente,en los pies (entre los dedos o en la planta) y puede verse beneficiada por condiciones de humedad y calor.

Sus síntomas son

  • Mal olor en los pies
  • Picor
  • Áreas de color blanquecinas
  • Físuras dolorosas
  • Vesículas
  • Sensación de quemazón
  • Alteraciones en la apariencia de las uñas
  • Las personas que hacen mucho deporte o que calzan zapatillas deportivas todo el día están más propensas. Igualmente, el pie de atleta se puede contraer fácilmente si se anda descalzo en vestuarios públicos o en piscinas.

Una vez que se tiene, no desaparece por sí sólo y sigue empeorando hasta que se aplique un remedio.

A continuación algunos remedios para el pie de atleta que ayudan a combatirlo y eliminarlo:

Remedios 

-Un remedio natural consiste en untar los pies con aloe vera varias veces al día.

-Combinar medio litro de vinagre en dos litros de agua y luego introducir los pies en esta preparación la cual debe estar muy caliente. También resulta conveniente enjuagar con agua avinagrada las medias y los calcetines (una medida de vinagre de sidra de manzana por cinco de agua). Dejar en remojo en esta solución media hora antes de lavarlos. El vinagre también puede ayudarnos a desinfectar el baño, la bañera, la ducha y el lavabo, para evitar un nuevo contagio.

-Friccionar entre los dedos de los pies yogur natural, se deja puesto por 1 hora y después se enjuaga con agua. Combinar este remedio de aplicación externa con el consumo de yogur puede reforzar la pronta sanación.

-Introducir los pies en orina dos veces al día y luego lavarlos.

-Preparar una cataplasma a base de 1 diente de ajo y 1 cucharada de llantén fresco, una tirita o esparadrapo y aceite de almendras dulces. En un mortero, se machaca el diente de ajo pelado con las hojas frescas de llantén. Luego se aplica una pequeña cantidad de esta mezcla directamente sobre la zona afectada y recúbrela con una tirita o un esparadrapo. Se deja actuar durante una hora. Por último, se lava cuidadosamente la piel y aplica el aceite de almendra dulces. En caso de no encontrar hojas frescas de llantén, se puede preparar una infusión con una puñado de hojas secas de esta planta y 1/2 taza de agua.

-Remojar los pies en una solución salina en una proporción de dos cucharaditas de sal por cada medio litro de agua tibia. Se debe tener los pies de8 a 10 minutos sumergidos en el agua con sal. A continuación, se secan por 10 minutos Se venda el pie con unagasa, se pone una media y se duerme con él toda la noche. La solución salina ayuda a producir una atmósfera que no favorece la proliferación del hongo y también ayuda a disminuir la sudación excesiva.

-Poner en un recipiente que contenga agua de mar los pies. Efectuar este remedio 2 veces al día (una por la mañana y otra por la tarde). Este remedio es muy similar al anterior, pero con el agua de mar propia que se puede extraer de la playa.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *