LOS MEJORES REMEDIOS CASEROS PARA TRATAR LA PRESIÓN ARTERIAL ALTA.

La hipertensión o presión arterial alta se considera el asesino silencioso y es causado por la vida sedentaria del mundo moderno, las presiones mentales y físicas.

Aunque la presión alta también puede deberse a anormalidades hormonales (feocromocitoma, hiperaldosteronismo, síndrome. de Cushing), enfermedades renales (pielonefritis, estenosis de la arteria renal), enfermedades cardiovasculares (coartación de la aorta), el uso de drogas y algunos medicamentos (anticonceptivos orales, cocaína, alcoholismo) y la preeclampsia.

Por lo general ocurre debido a un endurecimiento de las arterias. Las paredes de las arterias tienen una capa muscular y tejido elástico que las hacen flexibles y capaces de dilatarse y contraerse según el flujo sanguíneo que pase por ellas. La presión sanguínea elevada puede hacer que las paredes de la arteria se engruesen y se endurezcan. Cuando la pared de la arteria se endurece, la luz interior del vaso sanguíneo se estrecha.

El colesterol y las grasas pueden dar lugar a la formación en las paredes de una placa que aún disminuye más el flujo de sangre. Los coágulos sanguíneos también pueden quedar atrapados en las arterias contraídas, bloqueando así el flujo de sangre. otros tejidos. El flujo sanguíneo reducido al corazón puede producir un ataque cardíaco o infarto al miocardo. Si se obstruye una arteria del cerebro, se produce un accidente vascular cerebral o infarto cerebral.

La hipertensión hace que el corazón deba trabajar más para bombear la sangre por todo el cuerpo. Esta sobrecarga de trabajo puede hacer que el músculo cardíaco se engruese y pierda elasticidad. Cuando el corazón es demasiado grande y no puede bombear suficiente sangre, puede producirse un fallo cardíaco si no se trata la hipertensión.

Los ríñones eliminan los desechos de la sangre. Si la hipertensión engrosa las arterias de los ríñones, se filtran menos residuos de la sangre. A medida que el cuadro empeora, los ríñones fracasan en su función y los desechos se acumulan en la sangre. Puede ser necesaria una diálisis o un trasplante renal si el riñon falla como órgano. Aproximadamente el 25% de las personas que reciben diálisis tienen insuficiencia renal producida por hipertensión.

Entre los síntomas más comunes de hipertensión tenemos:

  • Respiración corta
  • Dolor de cabeza
  • Sudoraciones
  • Rubor facial
  • Pulso rápido
  • Mareo
  • Alteraciones visuales
  • Sonido de zumbido en los oídos
  • Manchas en los ojos como objetos oscuros volantes

La presión arterial se mide con un instrumento llamado sphygnomanometero en milímetros de mercurio.

La presión más alta que se alcanza durante cada latido del corazón recibe el nombre de presión sistólica, y la más baja entre dos latidos; presión diastólica.

La mayoría de los adultos jóvenes tienen presión aproximada de 120/80. Sin embargo, ésta aumenta con la edad hasta llegar incluso a160/90.

Remedios populares

-Tomar tres veces al día un vaso de cocimiento de ajo.

-Hacer un batido de pepino y tomarlo diariamente.

-Colocar 10 gotas de aceite de lavanda en un pañuelo e inhalar sus vapores para controlar los casos hipertensión que atracan de forma sorpresiva. (Remedio proveniente de la aromaterapia).

-Verter una taza de agua hirviendo sobre 2 puñaditos de flores de espino albar y dejar reposar durante 25 minutos. Tomar una taza tres veces al día.

-Cocer un puñado de hojas de olivo en un litro de agua, colar y guardar en un recipiente. Beber uno o dos vasos al día.

-Hervir 2 hojas de naranja y 2 de guanabana en medio litro de agua durante 10 minutos. Retirar de fuego y dejar enfriar. Tomar esta infusión dos veces al día.

-Colocar una cebolla pequeña y troceada, 7 dientes de ajo pelados y el zumo de un limón. Agregar agua hasta cubrir los ingredientes y dejar toda la noche. Colar y beber en ayunas durante 9 días.

-Masajear lentamente y en forma circular el pecho con 7 a 10 gotas de aceite esencial de lavanda y mejorana con 20 ml de aceite de jojoba.

-Combinar angélica con tila, cola de caballo, abedul e hinojo, a partes iguales y colocar 1 cucharada de esta mezcla en una taza. Hervir durante 3 minutos, dejar en reposo y colar. Tomar una o dos tazas al día.

-Lavar, sacar las semillas y las cáscaras de 15 uvas grandes. Extraer su jugo y mezclarlo con medio vaso de agua. Tomar como desayuno durante 10 días.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *